martes, 27 de marzo de 2012

El Algarrobico, un hotel 'ilegal' plantado frente a un mar de dudas


El hotel El Algarrobico, con sus permisos y las obras paralizadas. | El Mundo
El hotel El Algarrobico, con sus permisos y las obras paralizadas. | El Mundo
  • La Justicia debe aclarar el futuro del inmueble y determinar responsabilidades
Las dudas sobre el futuro de El Algarrobico son tan grandes como la complejidad de determinar quién ha sido el causante de esta situación. La Justicia es la encargada de aclarar un proceso colmado de ilegalidad y permisividad, aunque las últimas decisiones judiciales, como la última del Supremo de 21 de marzo de 2012, que ha confirmado que contraviene la Ley de Costas, y las que han ordenado que la zona donde se ha construido sea declarada protegida, parecen apuntar a su demolición.

¿Qué es el Algarrobico?

El que la administración Zapatero pretendió convertir en el símbolo de su política contra la especulación urbanística es un hotel inacabado de 21 plantas con 411 habitaciones, piscinas y jardines plantado a 20 metros de la linea de playa.
Su construcción, que la promotora Azata del Sol inició en mayo de 2003 con todos los permisos, apoyos económicos y parabienes de las distintas administraciones, se ha llevado a cabo sobre un monte de forma escalonada, como si fuera una plantación en terraza.
Su apertura estaba prevista para la Semana Santa de 2006, pero un juez paró la obra dos meses antes. En su zona norte, al otro lado de la carretera, cuyo trazado fue modificado para separar el monte del resto del terreno al objeto de que no se viera afectado por una futura ampliación del Parque Natural Cabo de Gata-Nijar, Azata tenía proyectadas 1.500 viviendas, un campo de golf y otros seis hoteles.

¿Por qué el Ayuntamiento concedió la licencia y libró a la promotora del pago de la misma?

El papel desempeñado por el Consistorio de Carboneras es clave en el conflicto. El Ayuntamiento permitió a la promotora acogerse al plan municipal 'Carboneras Viva' -en octubre de 2001- de fomento empresarial por el que se le eximía del pago de tasas e impuestos municipalespara la construcción.
Con eso el Ayuntamiento se garantizaba el control de las contrataciones del personal necesario para el funcionamiento del establecimiento y condicionaba la elección de la constructora que ejecutaría la obra, así como el resto que participarían en el proyecto. Entre ellas figuraba un taller de carpintería metálica propiedad del que era concejal de Urbanismo.

¿Por qué se escogió un enclave situado a unos cinco kilómetros del casco urbano y no un terreno más cercano?

El polémico hotel es la "punta del iceberg", como denunció en su día la oposición municipal, entonces del PP, de un proyecto turístico con visos de "pelotazo urbanístico". En enero de 2003, el alcalde Cristóbal Fernández (PSOE) procedió a la enajenación de dos parcelas municipales -Torre del Rayo y Loma de la Cañada-, ubicadas entre el hotel y el casco urbano.
La adquirieron dos sociedades -El Mirador de Carboneras y Unicarboneras- integradas por una veintena de empresas locales. Por los 631.527 metros cuadrados que ocupan las fincas -Torre del Rayo en primera línea de playa- el Ayuntamiento cobró 2,27 millones de euros.
El 24 de enero de 2003, tres meses antes de que el Consistorio concediera la licencia de obras del hotel, el equipo de gobierno adjudicaba a las dos citadas sociedades "el contrato para el desarrollo urbanístico de las parcelas de titularidad municipal".
En la catalogación municipal el suelo pasó de rústico de propiedad comunal a urbanizable. El siguiente paso fue la elaboración de un plan parcial y la introducción de las parcelas en el PGOU para que la Junta aprobara la reclasificación. Sobre estas dos parcelas se pretendían hacer otras 3.500 viviendas, varios hoteles y un complejo comercial.
Para sortear la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía que impide la creación de nuevos núcleos urbanos separados del casco urbano, en el proyecto de El Algarrobico figuraba un paseo marítimo y un bulevar que conectarían el pueblo con el hotel para que las dos parcelas ya no se vieran aisladas.

¿Qué papel ha desempeñado Junta de Andalucía?

El Gobierno andaluz dio luz verde a la construcción del hotel al no oponerse a la tramitación de la licencia de obras tramitada por el Ayuntamiento. Además, a través del Instituto de Fomento Andaluz (IFA) la Junta era copropietaria de parte del suelo -el que pertenecía a Parque Club el Algarrobico- donde se ha levantado y que vendió en junio de 1999 a Azata del Sol.
En enero de 2003 las consejerías de Turismo, Comercio y Deporte y Salud autorizaron la instalación del hotel y en mayo de ese año la de Medio Ambiente dio luz verde a la calificación ambiental del proyecto, lo que permitía dar comienzo a la obra. Tras la presión de los colectivos ecologistas, en mayo de 2006 el Gobierno andaluz decide ejecutar su derecho de retracto sobre los terrenos por 2,3 millones, alegando que en su día no recibió la perceptiva información de la operación de compra-venta realizada en junio de 1999.

¿Y la posición del Gobierno?

Antes de que en marzo de 2006 la Dirección General de Costas iniciara el expediente de expropiación forzosa de la zona de protección marítimo-terrestre de El Algarrobico en una anchura de 100 metros -un mes antes un juzgado había paralizado la obra- y posteriormente fijara un justiprecio, en abril de 2002 la Dirección General de Políticas Sectoriales del Ministerio de Economía concedió a la promotora Azata del Sol un incentivo para la construcción del hotel, al considerarlo un elemento motor para el desarrollo económico y social de la zona.
En junio de 2009, meses después de que el juez ordenara al Ayuntamiento de Carboneras la revisión de oficio de la licencia de obras del hotel, el Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino decidió desestimar el procedimiento de expropiación hasta que no se aclare la legalidad de la licencia.

¿Quién ha sido el verdadero azote del hotel?

Los colectivos ecologistas, encabezado por Greenpeace, han sido los que siempre han mantenido la misma postura: que el hotel era ilegal. Sus denuncias fueron las que propiciaron que el juez Jesús Rivera, titular del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 de Almería, procediera en febrero de 2006 a ordenar al Ayuntamiento de Carboneras la paralización cautelar de las obras.

¿Qué efectos tiene la paralización del hotel sobre la economía local?

El hotel, excusa para el desarrollo urbanístico de los terrenos entre éste y el casco urbano, empleaba en su construcción a 500 personas y habría generado 150 empleos directos para el desarrollo de su actividad.
De la formación y contratación de estos trabajadores se encargaba el Ayuntamiento. A ello hay que sumar los empleos que habrían propiciado con la construcción las cerca de 5.000 viviendas que recogía en PGOU entre el pueblo y el hotel, así como en la zona norte de éste.

¿Cuánto cuesta la expropiación y devolver todo a la normalidad?

Aunque en un principio la promotora barajaba una indemnización cercana a los 300 millones de euros, tras negociar con Junta y Gobierno en marzo de 2008 el justiprecio para la expropiación, el montante de la operación más las compensaciones quedó fijado en 100 millones de euros.
Pese al acuerdo, el Ejecutivo no ha procedido a su ejecución. Desde la promotora defiende que pese a los 60 millones de euros que puede costarle al Gobierno la demolición y limpieza del terreno, éste no podrá nunca regresar a su estado original, salvo que, como Azata informó al ex presidente andaluz Manuel Chaves cuando éste decidió recuperar los terrenos, se haga con "cartón piedra".

¿Qué futuro depara al hotel?

Tras las últimas sentencias judiciales, que han obligado a proteger el terreno de El Algarrobico y que han determinado la ilegalidad de la construcción al contravenir la Ley de Costas, parece ya inviable legalmente que se permita concluir la obra, por lo que todo parece apuntar a que se dé por abandonado el proyecto y pueda procederse a la demolición del edificio, a pesar de los elevados costes económicos, sociales y medioambientales que acarreen la expropiación y el propio derribo.

Fuente: Diario El Mundo
Enlace patrocinado por
info@ingeypro.com
ingeypro.  Servicios: Planes de Gestión de Residuos, Gestión de Obras, Planes de Seguridad y Salud, Eficiencia Energética, presupuestos, estudios de obras, Oficina técnica

No hay comentarios:

Publicar un comentario